Logo Universidad de Costa Rica Laboratorio de Ingeniería Sísmica
del Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII)
Teléfono: 2253-7331 - Fax: 2224-2619
© 2009 - 2015 UCR
Costa Rica





La palabra tsunami es japonesa y significa “ola de bahía”.  Los tsunamis son olas gigantescas que se pueden producir debido a:

·         Terremotos (como el generado por el sismo de Sumatra, el 26 de diciembre del 2004).

·       Erupciones volcánicas (como el generado por la erupción del volcán Krakatoa en 1883 en Indonesia)

·        Derrumbes grandes bajo el océano

·        Impactos de meteoritos

Los tsunamis generados por terremotos son los más comunes, sin embargo, no todos los terremotos generan tsunamis.  Para que esto suceda se deben cumplir las siguientes condiciones:

·        El epicentro debe ubicarse en el océano.

·        La falla sísmica debe romper la superficie del fondo oceánico.

·        Debe haber desplazamientos de grandes volúmenes de agua producto del movimiento de la falla.

Solo los tipos de fallamiento inverso o normal pueden garantizar que en el fondo oceánico se produzcan desplazamientos verticales de tierra que tienden a empujar la columna de agua que se encuentra sobre ellos. El tipo de fallamiento longitudinal difícilmente logrará; que eso suceda, a no ser que, debido al  terremoto, se produzca un derrumbe submarino y este genere un tsunami.

Fallamiento normal:  La generación de un tsunami producto de un fallamiento normal se muestra en la figura 1.

pub5fig1.jpg

  Existe una falla en el fondo oceánico que es capaz de romper la superficie.
  Cuando se genera un terremoto, uno de los bloques cae y el agua tiende a llenar ese vacío. En la costa, el nivel del agua tiende a disminuir.
  La inestabilidad producida en el fondo marino y la acumulación súbita de agua hace que se genere una ola de gran tamaño.
  Al acercarse a la orilla, el tamaño de la ola se incrementa llegando a alcanzar decenas de metros de altura.
  La destrucción que producen los tsunamis puede ser de parcial a total.

Figura 1.

Los tsunamis no consisten necesariamente de una sola ola.  Ocurre algo similar a cuando se arroja una piedra en un estanque: se generan varias olas producto del disturbio del agua.  Además, es incorrecto pensar que la primera ola es siempre la más grande o la más destructiva.  La propagación de estas ondas cerca de la costa es muy compleja y su interacción puede generar olas de diferente tamaño.

pub5fig2.jpg

Figura 2.

Es común pensar que los tsunamis rompen como olas gigantescas, similares a las de surf. Pero en realidad, se podría pensar mejor en ellos como fuertes y muy rápidas correntadas de agua que se propagan tierra adentro, como grandes paredes de agua. Mucho del poder destructivo de los tsunamis está contenido en la fuerza con que avanza la corriente tierra adentro.

Fallamiento inverso: La generación de un tsunami producto de un fallamiento inverso se muestra en la Figura 3.

pub5fig3.jpg

  Al igual que el caso anterior, existe una falla en el fondo oceánico que es capaz de romper la superficie.
  Cuando se genera un terremoto, en una falla inversa, uno de los bloques es empujado hacia arriba de la forma en que se muestra. Esto empuja la columna de agua hacia arriba.
  La inestabilidad producida en el fondo marino hace que la columna de agua se propague hacia la playa y que al llegar a zonas menos profundas aumente su tamaño.
  La llegada de la primera ola no significa que el peligro haya pasado, pues por lo general vendrán otras de mayor o menor tamaño.

Figura 3.