Logo Universidad de Costa Rica Laboratorio de Ingeniería Sísmica
del Instituto de Investigaciones en Ingeniería (INII)
Teléfono: 2253-7331 - Fax: 2224-2619
© 2009 - 2017 UCR
Costa Rica





Tomando en cuenta la reciente actividad sísmica que se ha presentado en el sur y suroeste de Cartago, el Laboratorio de Ingeniería Sísmica (INII-UCR) considera que es importante reflexionar sobre los posibles efectos que un sismo grande pueda provocar.

Los efectos destructivos documentados más importantes ocurridos en esa ciudad datan del año 1910, debidos al terremoto llamado de “Santa Mónica”, ocurrido el 4 de mayo de ese año. Se estiman en más de 300 muertos (Montero & Miyamura, 1981).

Este sismo tuvo varias características particulares, como el hecho de que fue precedido por una gran cantidad de sismos sentidos, que ocurrieron desde meses antes de producirse el evento principal. El epicentro se ubicó a pocos kilómetros de la ciudad y se le estimó una profundidad de menos de 10 km (Montero & Miyamura, 1981), lo que implica que es un sismo muy superficial y cercano a la ciudad de Cartago, por lo tanto peligroso.

Desde el punto de vista estructural, predominaban sistemas como el adobe y bahareque o bien, estructuras masivas de ladrillo sin refuerzo (paredes de gran espesor como en el caso de edificios importantes y altos campanarios en las iglesias), ya que era la forma tradicional de construir en esa época. Eran estructuras muy masivas y frágiles, con techos pesados, lo que provoco que las fuerzas sísmicas que actúan sobre ellas fueran grandes y literalmente resultaran “pulverizadas” al ocurrir el sismo, tal y como lo muestran las fotografías adjuntas.



http://www.cartagovirtual.com/historia/cartagodelayer.php

Figura 1. Fotografías de la destrucción de Cartago por el terremoto del 4 de mayo de 1910.

La experiencia a través de los años, ha evidenciado que los sistemas constructivos antes descritos son altamente vulnerables a sufrir daños al ser sometidos a acciones sísmicas moderadas y grandes. De hecho, desde inicios del siglo pasado, políticos con una singular visión de prevención, prohibieron la construcción con adobe y bahareque.

Desde el punto de vista de infraestructura, el panorama actual es muy distinto al existente en 1910 y si bien pueden haber zonas de peligro (áreas susceptibles a deslizamientos o precarios ubicados en zonas de alto riesgo, como los márgenes de ríos o laderas), en términos generales, la ciudad de Cartago es mucho menos vulnerable a los terremotos debido a las siguientes razones:

  1. La mayoría de la infraestructura existente (casas, bodegas, edificios comerciales, carreteras, etc.) ha sido diseñana con el uso de algún Código Sísmico, principalmente el de 1974 (CSCR-74) o 1986 (CSCR-1986); en este último ya se presenta una zonificación sísmica más realista y que al menos en lo referente a solicitaciones sísmicas, no difiere mucho del código vigente actual (CSCR-2010) en la zona de interés.

  2. La mayoría de viviendas existentes de uno y dos pisos están construidas con sistemas constructivos modernos y bien estructurados, tales como mampostería (bloques de concreto y varillas de acero debidamente dispuestas), sistemas prefabricados (baldosas y paneles adecuadamente sujetos a una estructura capaz de transmitir las cargas al suelo o bien, con la capacidad suportar cargas horizontales por si mismos), también de madera. Todos estos sistemas, siempre y cuando hayan sido diseñados y construidos adecuadamente por profesionales responsables, con los materiales y la mano de obra calificada, se comportan adecuadamente ante sismos ya que al estar todos sus elementos debidamente “amarrados”, se logra un comportamiento semejante al de un bloque rígido o compacto pero liviano. El caso de la madera tiene un comportamiento más flexible (se deforma más) pero igualmente adecuado.

  3. No predominan edificios altos, y los que superan 4 pisos están diseñados como sistemas de marcos (vigas y columnas) y en algunos casos interactuando con muros, ya sea de carga o de cerramiento, lo que obedece a criterios de diseño actuales. Existen bodegas de gran tamaño, sobre todo hacia el Parque Industrial, hechas de elementos prefabricados o de acero, que a simple vista parecen estar diseñadas en forma adecuada desde el punto de vista sismo resistente.

Consideraciones importantes para la actualidad:

Es importante indicar que, a pesar de que en la actualidad se diseña y se construye en forma más adecuada que antes debido a que se han aprendido muchas lecciones que los terremotos han enseñado, siempre es responsabilidad de los propietarios el velar por el buen estado y funcionamiento de su estructura (vivienda, edificio, bodega, etc.), sobre todo si esta es antigua o bien, presenta algún deterioro importante en el repello de paredes o algún otro elemento esencial, lo que puede evidenciar un problema estructural mayor. En este sentido, se recomienda contratar a un profesional en el área de ingeniería civil para que realice una inspección detallada y se tomen las medidas pertinentes.

Mención aparte merecen algunos centros de educación, algunas iglesias y el hospital de la ciudad de Cartago, sobretodo porque algunas partes de estas estructuras son bastante antiguas y esto siempre demanda una revisión detallada por parte de profesionales. También se mencionan estos edificios debido a que albergan una gran cantidad de personas durante el día y porque es vital que su funcionamiento sea el adecuado en caso de una emergencia.

También debe tomarse en cuenta que el colapso los elementos no estructurales muchas veces puede ser la causa de importantes pérdidas humanas y materiales y en muchos casos, con la prevención adecuada, esto puede evitarse. Más información puede encontrarse en http://www.lis.ucr.ac.cr/index.php?id=26.

Recalcamos una vez más que en caso de terremotos, la palabra clave es la prevención, que corresponde a todas aquellas medidas que se puedan tomar antes de la ocurrencia del sismo (contar con un diseño sismoresistente adecuado, utilizar buenos materiales de construcción y la supervición correspondientes, velar por el buen estado de los edificios que habitamos, apoyarnos en profesionales que puedan solucionar posibles problemas estructurales, elaboración de planes de evacuación, identificación de zonas de seguridad y de refugio, etc.), tanto a nivel personal como grupal, de manera que siempre estemos preparados de la mejor manera para enfrentar a este fenómeno natural.

Referencias

  • Breve historia del Código Sísmico de Costa Rica: http://www.codigosismico.or.cr/historia.htm
  • Montero, W & Miyamura, S., 1981: Distribución de intensidades y estimación de los parámetros focales de los terremotos de Cartago de 1910, Costa Rica, América Central.- Rev.a Inst. Georg, Nac. Julio-Diciembre:9-34.